Contaminación por Bolsas de Plástico

Guerra contra las bolsas de plástico

Cada año se distribuyen 10.500 millones de unidades en España, de las que sólo el 10% se reciclan gracias a los contenedores amarillos

Probablemente las Navidades, y ahora las rebajas, le dejen surtido de bolsas de plástico de todos los tamaños y colores para el resto del año. Muchas las reutilizará -el 61% de la población vuelve a utilizarla como bolsa de basura-, ¿pero cuando ya no las necesite las depositará en el contenedor amarillo? La probabilidad dice que no, que sólo una de cada diez bolsas de plástico que utilizamos acaba en su contenedor correspondiente. El resto acaba su vida en vertederos o lo que es peor, en el mar.

Esto se traduce en que sólo 10.500 toneladas de bolsas de plástico, de las aproximadamente 100.000 toneladas que se usan, se reciclan cada año, según datos del Ministerio de Medio Ambiente. Son un total de 10.500 millones de bolsas de plástico las que se distribuyen en nuestro país anualmente. Además, España es el primer productor de estas bolsas de un solo uso y el tercer consumidor en Europa.

En el mundo, la cifra es alarmante. Cada minuto se ponen en uso un millón de bolsas de plástico. Por eso no es de extrañar que en países tan distantes como Suráfrica, Estados Unidos, Alemania y Bangladesh muchas ciudades o, en el mejor de los casos, el país entero, hayan tomado medidas para limitar el uso de estos productos.

Pagar por ellas

 

De esta forma el Gobierno chino pretende acabar con un consumo diario calculado en 3.000 millones de bolsas de plástico, a razón de más de dos bolsas diarias por habitante, que obliga a refinar 5 millones de toneladas de crudo cada año. La medida recoge también la prohibición total de las bolsas finas, de apenas 0,025 milímetros de espesor, cuya escasa calidad hace que sean difícilmente reutilizables, pues suelen acabar rotas.

Australia, por su parte, anunciaba hace cuatro días que a finales de este año empezará la retirada paulatina de estos productos de los supermercados.

La pionera en Europa fue Irlanda, que en el año 2002 impuso una ecotasa de 15 céntimos de euro para cada bolsa, lo que en cinco años ha supuesto una reducción de su consumo de más de un 90% más la recaudación de 23 millones de euros anuales para destinarlos a proyectos medioambientales.

La última nación europea en declarar la guerra al uso de bolsas ha sido Gran Bretaña. Más de 30 municipios del área metropolitana de Londres aprobaron en noviembre una ley para prohibir a los comercios que las entreguen gratis a los clientes. Italia y Francia han establecido la prohibición de su uso para 2010. En países como Alemania o Suecia, sin existir normativa alguna, el cobro de las bolsas de plástico en las tiendas está generalizado, al igual que el uso de bolsas de tela reutilizables.

En España, el Plan Nacional de Residuos plantea algunas medidas para reducir el uso de bolsas comerciales de distribución fabricadas con materiales no biodegradables. Como objetivo último se establece la sustitución de al menos un 70% de bolsas no biodegradables por biodegradables de aquí a 2015. Una medida aplaudida por los productores de papel y rechazada por los fabricantes de plástico, y tildada de «muy tímida» por la organización ecologista Greenpeace.

Asimismo, se promoverá el uso de bolsas reutilizables en comercios y grandes superficies. Si estos objetivos de reducción no se cumplieran, en el año 2010 el Ministerio de Medio Ambiente podría revisar el citado plan para instaurar una tasa que grave su uso.

Aun así, el último Pleno del Senado de la legislatura instó hace un mes al Gobierno, por unanimidad, a que realice campañas de concienciación para limitar el uso de las bolsas de plástico. La Cámara Alta reclamó al Ejecutivo que impulse estudios para desarrollar nuevos materiales más ecológicos y biodegradables que permitan su reciclado y que sustituyan a los plásticos.

Y es que, a pesar de que podemos adquirirlas gratis en los comercios, el precio que estamos pagando por utilizar las bolsas de plástico resulta más alto de lo que creemos, según las organizaciones ecologistas. Su empleo va en detrimento de nuestro medio ambiente y tiene impactos sobre la salud. En Kenia, se han relacionado con la malaria, pues con las lluvias estos plásticos sirven de lugar de cría al mosquito Anopheles.

Introducidas en los años 70, las bolsas de plástico rápidamente se hicieron muy populares, especialmente a través de su distribución gratuita en supermercados y otras tiendas. También son una de las formas más comunes de acondicionamiento de la basura doméstica y, a través de su decoración con los símbolos de las marcas, constituyen una forma barata de publicidad para las tiendas que las distribuyen. Anualmente, circulan en todo el mundo entre 500.000 millones y 1 billón de estos objetos.

Las bolsas de plástico pueden estar hechas de polietileno de baja densidad, polietileno lineal, polietileno de alta densidad o de polipropileno, o polímeros de plástico no biodegradable

Según denuncia Greenpeace con su campaña Desembólsate del plástico, las bolsas convencionales no son biodegradables y pueden tardar decenios en descomponerse en el medio ambiente. Para esta organización, se impone el uso de bolsas de tela o desempolvar el tradicional carrito de la compra. En los países desarrollados se calcula que cerca de un 90% de las bolsas de plástico acaban su vida en vertederos, o como basura. Este número puede parecer preocupante pero en realidad estos objetos ocupan sólo un 0,3% del volumen acumulado en los vertederos. Aún así, dada su extrema ligereza, si no estuvieran bien acondicionadas las bolsas de plástico tienen la tendencia de volar y esparcirse por el medio ambiente.

En los países menos desarrollados, donde no existen métodos eficaces de recolección y almacenaje de basura, las bolsas de plástico son casi totalmente abandonadas después de su uso y acaban invariablemente en los cursos de agua.

Por otro lado, la incineración de bolsas de plástico genera contaminación atmosférica que afecta al medio ambiente y a la salud de las personas.

 

COSTE DE UNA BOLSA
Material de producción: petroleo y gas

Uso de energía: 0,75 megajulios

Residuo sólido: 7 gramos

Emisión a la atmósfera durante su fabricación: 0,55 kilogramos

Emisiones de CO2: 0,27 kilogramos

Impacto mundial: cada minuto se utiliza un millón de bolsas

Impacto en España: cada persona usa 238 bolsas al año, en total son 10.500 millones de bolsas al año

Residuo generado en España: 100.000 toneladas de basura, de la que sólo se recicla el 10%

|

Comentarios

Me parece una idea muy útil en cuanto al consumo de plástico. Soy partidario de hacer una campaña en Chile, desconozco si hay ya, vengo llegando de Buenos Aires donde la campaña por las bolsas de tela está agarrando mucho vuelo... Igualmente, como partícipe de la idea, me gustaría poder encontrar solución a las costumbres que por ignorancia desconozco cómo solucionar. Si bien la compra de las cosas de la casa las puedo hacer con mi bolsa de tela, más vivo en un depto y no puedo hacer un compost ahí, ¿cómo puedo hacer para los desechos de la casa, los que generalmente metemos en una bolsa horriblemente grande negra...?.  Me encantaría cambiar ESAS costumbres, pero necesito ayuda...   gracias por su tiempo!

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar